Elige tu propia aventura…o…espera un momento…

Soy de esos que tuvo infancia feliz, seguramente porque tenía (y tengo) el conocimiento justo para pasar el día. La clave es que cada pequeño acontecimiento suponía un cambio de paradigma.

Aún recuerdo cuando me regalaron una NES (pirata a más no poder) con el Super Mario. Ocho horas seguidas muriendo en el primer mundo (y cuanto goce).

Y uno de los recuerdos más gratos fue cuando una de mis tías me regalo esto…

El primero que tuve fue uno de dinosaurios (aprovechando el punch de Jurassic Park), pero no tardé en hacerme con otros muchos.

Ahora, parece, que los libro-juegos empiezan a cercar su pequeño micronicho. Un lugar donde poder sentirte más participe al leer, donde poder repetir la experiencia y degustar detalles que se te podían haber pasado…

Y, desde hace un tiempo, escribo historias de este tipo. Así que he pensado que podíamos hacer algo un poco más participativo (para vosotros y para mí) y construir una nueva historia en la que el lector pueda tener algo que decir…

¿Te animas? (pulsa en la súper frase de abajo).

¡Claro que sí, guapi!

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *