Mis 5 novelas favoritas de 2017

Hacer listas siempre triunfa en internet. A la gente le gustan los números y el orden, pero nadie te dice que ordenar tus gustos puede ser un verdadero quebradero de cabeza.

En primer lugar porque hay que elegir un criterio.

Y usar un verbo como gustar es demasiado ambiguo. “Te gusta la tortilla, ya, ¿pero con cebolla o sin cebolla?”. Eso te lleva a plantearte alternativas para facilitar la decisión. ¿Qué libro me ha hecho pensar más? ¿Cuál ha sido el que más rápido he leído? ¿Cuál tiene el mayor número de giros argumentales? Cualquiera de esas preguntas podrían servir para hacer un top 5, pero dejaría de lado eso que llaman la magia.

Pero, ¿qué es la magia?

Quizá todo el mundo convendrá que es ese factor que hace aflorar los sentimientos. Ese algo que te envuelve, haciendo que tu alrededor desaparezca y te quedes a solas con la novela. ¿Pero cómo valorar eso? Algo tan personal e intransferible que es casi imposible de explicar. Además eso lleva al tercer punto, y el más controvertido:

¿Qué derecho tengo a favorecer unas novelas, unos autores/as, frente a otras?

Pues no tengo ninguno, claro está. Pero sí tengo cierta potestad sobre el blog y sus contenidos (más que nada porque pago un dominio) y al final un top de favoritos no debería convertirse en una batalla contra todo aquel que no esté de acuerdo —aunque Twitter va de eso precisamente—, debería ser una pequeña plataforma de impulso para los autores/as y una pequeña fuente de la que pudiesen beber todos aquellos lectores/as deseosos de nuevos caminos por descubrir.

Así que este es mi TOP 5 y vayan por delante mis disculpas a todos aquellos que he dejado fuera.

Alerta: Puede que se me escape algún spoiler (perdón por anticipado).

5. En el punto de mira. Arantxa Rufo.

Kathleen es una analista de sistemas informáticos que ayuda a las empresas a mejorar sus firewall, antivirus y demás parafernalias informáticas. ¡Ah! Y es asesina en serie. Daniel es un tipo guapo (yo me lo imagino a lo Paul Newman) que ha dejado de fumar y está a la que salta. ¡Ah! Y es inspector de policía en Scotland Yard. BOOM.

El quinto puesto ha sido el más difícil de decidir. Me ha obligado a dejar fuera a muchas novelas que me han encantado y que me han sorprendido. Pero hay un factor que ha hecho que me decante por la novela de Arantxa: la increíble química de sus protagonistas.

En el punto de mira es vertiginosa, entretenida como pocas que he leído este año y perfectamente ajustada para que el lector no vea venir la siguiente curva. Tiene todo lo que tiene que tener un espectáculo para que salgas con esa cara de “¿qué acaba de pasar?”. Pero es la fluidez con la que evoluciona la relación de los protagonistas la que le da el verdadero toque especial.

Además, lo sabrás desde el principio y pensarás que no hay nada más que te ate sin remisión a las siguientes páginas. Estás equivocado, claudicarás ante la prosa vertiginosa de Arantxa y su facilidad para jugar con tu mente.

Autora independiente, poco conocida y con un talento desmesurado. Leí su novela como parte de la iniciativa #LeoAutorasOct y se coló en en el top por calidad, ritmo y sobre todo por el factor químico.

4. Memoria selectiva. David Olier.

Trece relatos de ciencia ficción que te llevarán a lugares de tu mente que no sabías que estaban por ahí.

Son trece relatos que exploran muchas de las preguntas que nos hacemos —sobre todo los que nos dedicamos en alguna medida a escribir ciencia ficción—. David es un maestro del giro argumental, de la sorpresa y de la inteligencia emocional (aparte de ser un master del Scrivener). Solo con esas habilidades creo que es justo merecedor del puesto.

Pero hay un factor que no puedo pasar por alto: ha sido la primera novela para la que he sido beta. Y el mismo proceso me ha fascinado. Poder navegar en las entrañas de un libro antes de ser publicado, es algo que todo lector debería probar. No solo por el hecho de ver que se teje entre bambalinas, sino porque es una oportunidad magnífica de acercarse al verdadero trabajo de un autor.

Lo mejor de todo es que David, una vez más, se guardó algunos ases en la manga para la edición final y me demostró porque es uno de mis referentes.

Creo que es uno de los mejores libros para iniciarte en la ciencia ficción (por las pequeñas dosis) y un buen lugar por el que empezar a desmitificar la baja calidad de los autores autopublicados o no demasiado conocidos.

3. Crónicas del Fin. Gabriella Campbell y Jose Antonio Cotrina.

Adra es una chica que saca a su perro —Winston— a pasear con asiduidad, porque es muy considerada y porque el paisaje es de lo más apetecible. Lo que pasa es que no a todo el mundo le parece bien que Adra sea tan buena con su mascota y tratan de matarla, porque resulta que el mundo se ha ido a la mierda y ella, entre otros, tiene algún poder sobre la vida y la muerte (así para empezar).

Crónicas del fin es una saga (ya en su cuarta entrega) que terminará el año que viene y que dejará huérfanos a varios miles de lectores hasta que las mentes retorcidas y perversas de Campbell y Cotrina decidan ponerse a maquinar de nuevo.

Es fantasía, porque lo es, pero se podría sugerir un género nuevo que tuviese como características principales el gore irónico, la pesadilla con un toque cómico y la destrucción del viaje del héroe como estructura novelística clásica. Se podría, y de hecho se puede, porque ese es el principal baluarte de Crónicas del fin: no tener ni puñetera idea de qué es lo que está pasando.

Gabriella y Jose Antonio te lo van a ir contando, pero a su rollo, con un montón de destrucción masiva, aderezada de personajes ultra carismáticos (con los que te cruzarías de acera si los vieses venir en la vida real), y con pequeñas pinceladas de cosas que caen del cielo y que no deberían hacerlo.

El gran mérito de Crónicas del fin es contarte una historia increíble (y llena de vísceras) y hacer que no puedas parar de leer, que te encariñes con los protagonistas (independientemente del número de extremidades que tengan) y que trates de contener las ganas de esperar a que llegue Réquiem (última entrega).

Dos gigantes de la ficción nacional que espero que algún día sean nombrados como clásicos del género (sea cual sea ese género).

Os dejo también la reseña de Testamento (tercera entrega).

2. Proyecto Marte. L.J. Salart.

Usha Leber va a ser la primera en respirar el aire de Marte. Lo que pasa es que ya lo ha hecho varios años antes, pero le han dicho que queda mejor en cámara hacer como que es la primera vez. Ya sabemos que cuando hay humanos, el politiqueo y la opinión pública tienen mucho que decir.

Sinopsis irónica aparte, Proyecto Marte se ha convertido en mi respuesta a la pregunta:

¿Hay algún libro que pienses que se ha escrito para ti?

No es solo original, tiene una calidad maravillosa y está lleno de investigación científica y argumentos geniales. Es un ejemplo de cómo escribir una novela diferente, de un tema trillado hasta límites insospechados. Es un ejemplo de cómo tratar una trama tan clásica como la de la conquista de nuestro vecino rojo y convertirla en un clinic de análisis de sociedad humana a todos los niveles.

Es un ejemplo de que en nuestro país se hace una CiFi espectacular.

Es posible que decir ,en un año que he leído El problema de los tres cuerpos, La quinta estación, Axiomático o La guerra interminable, que Proyecto Marte ha sido EL VERDADERO SOPLO DE AIRE FRESCO, haga que algún lector de ciencia ficción se plantee dejar de seguir mi blog. Me da exactamente igual.

La novela de L.J. me tocó tanto la fibra, que creo que muy pocos libros hubiesen estado a la altura.

Solo espero que alguna editorial se atreva a ponerle sobre la mesa al autor un buen contrato para llevarla al papel, porque tengo un hueco reservado al lado de mi venerada Fundación.

1. The long way to a small, angry planet. Becky Chambers.

La Wayfarer es una nave multiespecie que se encarga de hacer agujeros de gusano para conectar diferentes puntos de la galaxia. Su próximo encargo es conectar el sistema natal de la siguiente especie en unirse a los comunes de la galaxia.

Me costó decidirme. Proyecto Marte había sido maravilloso, creía que insuperable. Nada presagiaba que una novela en inglés (el cual no domino en absoluto), de una completa desconocida y con mucho lenguaje técnico pudiese superar a una novela perfecta. Pero no puedo desoír lo que me dicen los sentimientos.

TLWtaSAP me hizo llorar, reír y flipar (todo en inglés por supuesto).

La escena que más me ha puesto los vellos de punta (en mucho tiempo) ha sido una de esta novela, entre una humana y una aandrisk.

Nunca había leído una novela tan original y contada con una sensibilidad tan extrema. Nunca.

Y no puedo hacer oídos sordos a eso.

Sí, en la novela se arregla todo con el diálogo, con buenas maneras, buscando el entendimiento. Y tiene lógica en una galaxia en la que los humanos somos poco más que una broma. Lo tiene, mucho más que todos aquellos que se empeñan en que seamos el centro de todo lo que pasa, mucho más que las millones de distopías que parecen la única solución factible en el mundo. Mucho más que pensar que nunca seremos capaces de ser responsable y respetuosos.

Y estoy seguro de que la autora no quería sermonearnos, pero es una novela que me parece escrita desde una perspectiva tan diferente a la que domina el panorama, que solo puedo tildarla de genialidad.

La editorial Insólita lo trae en castellano para enero de 2018 y espero leer, en unos cincuenta años, que Becky Chambers es una de las autoras clásicas de la CiFi mundial. Y si no, me enfadaré con el mundo. MUCHO.

Os recomiendo la reseña de Carlos P. Casas, por si os quedan dudas.

Ha sido un gran año lector, con casi cincuenta títulos (más muchos relatos) y que, sobre todo, ha servido para descubrir muchos tesoros ocultos, de esos que no encuentras en la Casa del libro y que demuestran que la literatura va mucho más allá de los clásicos, las estructuras básicas y los clichés sobre lo que es buena y mala literatura.

2018 promete ser una verdadera locura lectora, y ya tengo preparadas mis 10 novelas más esperadas para 2018, pero eso la semana que viene.

Hasta entonces…

…comentad vuestros favoritos de este 2017 y…

¡Nunca dejéis de leer!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *