Reseña: Neimhaim

25421139.jpgLa fantasía épica (o heroica) es el subgénero más clásico, el de las grandes trilogías y por ello un campo de cultivo en el que meterse puede convertirse en un berenjenal bastante serio.

Expectativas.

Conocí a Aranzazu Serrano, la autora, en un festival de fantasía y me gustó la forma de expresarse y el contenido de lo que decía. No tenía pensado incluir Neimhaim en la pila de este año, pero las charlas me bastaron para cambiar de opinión.

A parte de eso, debo decir que tres de mis sagas favoritas pertenecen a este género: El señor de los anillos, Crónicas de Belgarath y El nombre del viento (que algún día terminará de ser un saga, digo yo). Además, no hace mucho que leí la trilogía de La primera ley de Abercrombie y me gustó el nuevo tinte antiheróico que parece más habitual en nuestros días (muy al hilo de la fama que ha adquirido Canción de hielo y fuego, que también he leído).

Historia.

Toda la trama de Neimhaim transcurre en un lienzo basado en la mitología vikinga, que no es lo más habitual, aunque no se ha quedado por la superficie, la construcción del mundo es completa. No son pequeños guiños a los dioses nórdicos, hay toda una gama gigantesca datos y mitología que parte de la imaginación de la autora. No puedo ni imaginarme el trabajo impresionante que debe ser construir algo de ese tamaño. Muy al estilo de la fantasía épica.

En cuanto a la historia en sí, tiene altibajos. El principio me ha parecido maravilloso, el intermedio algo más lento y el final vuelve con toda la epicidad de la primera parte. Es difícil que un libro tan largo mantenga el ritmo de manera continua (a todos los clásicos les pasa lo mismo). La trama principal es muy potente y te mantiene enganchado sin remisión, quizá son las tramas secundarias (más políticas), las que no me han terminado de convencer.

Personajes.

Digamos que Neimhaim es una novela más parecida a los clásicos de mediados de siglo XX, que a lo que ahora se estila. Por lo que pude escuchar de la autora, empezó a escribir la novela hace más de veinte años, momento en el cual la influencia de gente como Tolkien era omnipresente.

Quizá los personajes se asemejan demasiado al estilo bien contra el mal, pero no puede decirse que no estén bien construidos y que no sea fácil encariñarse con ellos. Quizá el encontrarnos en un momento en el que libros como los de Sanderson, Abercrombie o el auge de Juego de Tronos, donde todo es más oscuro y anti-heroico, choque con lo que representa Neimhaim.

Por último no me gustaría dejar de lado que la protagonista femenina, Ailsa, es un soplo de aire fresco en la fantasía.

Estilo y narrativa.

Al igual que comentaba con el transcurso de la trama, vuelvo a incidir en el mismo punto. Una novela tan larga no puede ser constantemente perfecta. Es un libro que se lee bien, aún con el lenguaje típico de este tipo fantasía. Tampoco tiene una carga histórica-mitológica demasiado pastosa y los personajes tienen el carisma suficiente para que quieras saber de ellos. Eso solo puede ser fruto de un trabajo concienzudo y de mucho tiempo.

No he tardado más de dos semanas en leérmelo.

Conclusión.

Es fantasía épica, de la más clásica, y te tiene que gustar.

Jamás se lo recomendaría a alguien que considera que El señor de los anillos es un “libraco”, pero si te gusta el género no dejes de leerlo.

Tiene todo lo que esperas de una novela de este estilo, con algunas sorpresas y no podemos olvidar que es un libro escrito por una autora nacional y no es que sea algo muy abundante en el mercado.

Nota: Podéis pasaros por la web de la novela y alucinar con los dibujos de los protagonistas. (El de Saghan es tan parecido a cómo me lo había imaginado que me da miedo)

http://www.neimhaim.com

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *