Reseña: Pórtico

Los Heechee fueron (o son, en otra dimensión o universo) los master and commander. Se pegaron unos viajes interestelares bastante chulos. Con la emoción de descubrir otros planetas y formas de vida, pues se fueron dejando cosas por el camino. Y en esas, una sociedad humana capaz de colonizar algunos de los planetas del sistema solar, se encuentra uno de los artilugios Heechee. Una especie de Stargate. Solo que no tenemos ni idea de a dónde va, cómo funciona, o por qué se lo dejaron atrás. Importante: estamos en la mierda como especie.

Pórtico parte de una premisa muy sencilla y bastante original: ¿qué haríamos si nos tocase el gordo de la lotería pero no tuviésemos ni idea de qué hacer con el dinero? Una gran idea que llevó a la novela de Frederick Pohl a conseguir el beneplácito de la crítica (ganó todos los premios tochos de la CiFi) y del público. A mí me ha decepcionado.

Después de que se te pase el shock por tamaña frase, trataré de explicarme. Tenía muchas expectativas puestas en la novela. Me atrae mucho el concepto de viaje interestelar. He trasteado en algunos experimentos novelísticos con los agujeros de gusano y tecnología no humana que nos lleva a las estrellas. Es un tema que me encanta y esperaba grandes cosas de una novela tan aclamada. ¿Dónde está el problema? En que el portal que los Heechee dejaron atrás es solo una excusa en Pórtico.

Puedo entender que Pohl necesitaba una primera novela para presentar la decadencia de la humanidad. Su incapacidad para superar sus males (incluso ante lo inevitable) y la victoria del capitalismo más agresivo (buena apuesta, Frederick, de momento va según tus planes). Es un escenario que se pinta en muchas novelas distópicas y la forma en que se trata en Pórtico es muy original. El problema me ha surgido con la historia del protagonista (he dejado casi dos semanas para que se me pasase el enfado).

Me ha parecido excesivo el desarrollo de Rob (en algunos casos me ha hecho cerrar el libro). Seguramente la idea de Pohl era retratar una sociedad decadente a través de alguien que consigue éxito y fama sin merecerla. Hasta aquí bien. Incluso la forma de presentar y desarrollar al personaje es bastante original (aunque hubiese matado al robot de una a doscientas trece veces). También soy consciente de que es probable que me haya dejado en el tintero ciertas críticas o guiños que el autor quiso hacer con respecto al futuro de la sociedad. ¿Pero el libro no iba de que encontramos un portal a las estrellas, creado por una raza alienigena? Sí, pero poco.

Vuelvo a decir que comprendo la necesidad de presentar tu mundo en una primera novela, ¿hasta que punto era necesario llegar al detalle de un ser tan despreciable como Rob para saber que somos una mierda como especie? Me han sobrado las últimas seis o siete conversaciones con el robot.

Sí, Pórtico es original. Sí, presenta una premisa con mucho potencial. No, no la desarrolla en absoluto. Sí, el desarrollo freudiano del protagonista debe ser perfecto (no soy psicólogo).

Le salva que las partes que hablan del portal están muy bien descritas y hacen crecer las ganas por leer los siguientes libros. Aunque os aseguro que si el protagonista es Robbinette será la primera saga que no continúo en mucho tiempo (tanto que no recuerdo la última que dejé inacabada).

Una pena.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *